Meditación gatuna o no hay deseos absurdos

Abraham [Hicks] afirma que podemos ser, hacer o tener lo que sea.  ¿Cómo confiar ciegamente en tal afirmación?   El significado de “Lo que sea” puede ser tan amplio como nuestra imaginación lo permita, y habemos algunos que podemos tener mucha imaginación.

Ya de por sí, confiar en que podemos tener cualquier cosa común y corriente es algo que nos cuesta trabajo, sobre todo cuando es algo de lo que hemos carecido la mayor parte de nuestra vida.  Ahora, imagínate confiar en que no sólo puedes tener todo eso, sino ¡cualquier cosa o situación que puedas imaginar!

¿Es cierto que no hay límites?  … Abraham [Hicks] asegura que no.  Aunque, hay dos condiciones importantes que debes de cubrir para que eso se cumpla.  Debes de desearlo y debes de creer que te es posible tenerlo.

Pero, ¿por qué hago tanto énfasis en eso?  Porque tuve una manifestación que, mi parte racional podría considerar un poco absurda, o por lo menos improbable.  Si hubiera pensado racionalmente en manifestar algo al respecto, mis creencias limitantes lo hubieran bloqueado.

Aún así, obtuve una manifestación instantánea al respecto.   Esto me convence un poco más que realmente puedes tener, ser o hacer todo lo que quieras, siempre y cuando estés en el estado emocional o vibratorio adecuado.  No importa que tus deseos le parecieran absurdos y fantasiosos al resto del planeta.

Si lo puedes soñar, lo puedes lograr

Seguramente cuando Walt Disney dijo “si lo puedes soñar, lo puedes lograr“, pensaba en que tus acciones y el trabajo duro te lo podrían proveer.  Y aunque, no podemos negar que nuestras acciones nos permiten obtener muchas cosas, Abraham se refiere a algo más que lo que tus acciones y esfuerzo físico te pueden proporcionar.  Se refiere a que puedes obtenerlo tan sólo con desearlo, creerlo y alineando tus vibraciones con ese deseo.  Partiendo de esa condición, tus acciones inspiradas podrán o no ser parte de lo que necesitarás para obtener esa manifestación.

La manifestación que te compartiré en este momento me causó escalofríos.    Fue un tanto diferente de las manifestaciones a las que estoy acostumbrado. Y en seguida verás por qué.

Al comenzar el día me pasó por la cabeza una idea que a muchos les podría haber parecido absurda, y entiendo por qué.  Si alguien más me la hubiera compartido yo pensaría lo mismo.

Lo especial del caso es que en el mismo día en que tuve esa idea extraña, y para ser más exactos, prácticamente en el mismo instante en que tuve la idea, el pensamiento se transformó en algo tangible en mi realidad.  Obtuve una manifestación instantánea de algo que mi raciocinio no consideraría factible, pero que mi intuición, la voz de mi ser interior, tenía la seguridad de que no sólo era posible, sino que era real y útil.

Mi gato y mi meditación

Para ponerte en contexto tendré que platicar un poco sobre mi gato.   Si tienes tiempo leyendo mis artículos, sabrás que mi hija manifestó un gato  (puedes conocer la historia en el artículo de Un gato, cortesía de LOA)   Es un un gato persa, y como a la mayoría de los gatos de esta raza, lo que más les gusta es dormir.

Mi gato tiene una actitud que, de un tiempo para acá, ha llamado mi atención.  Y es que, a los pocos segundos que comienzo a meditar, se me acerca ronroneando.   No hago algo llamativo cuando hago estas meditaciones, de forma que atrajera su atención.  No me paro de cabeza, ni canto mantras, ni siquiera tomo una posición diferente a la que tengo mientras trabajo, sentado en mi silla frente a mi computadora.  Simplemente cierro mis ojos discretamente y me concentro en mi silenciosa respiración.   Y a los pocos segundos de hacerlo, el gato se me acerca ronroneando.

No me molestes, gatito

Para serte sincero, preferiría que no interrumpiera mis intentos por meditar.  Si no le hago caso cuando hace eso, se para en dos patas junto a mi silla y me toca mi brazo con una de sus manitas para llamar mi atención.   Por más tierno que eso le parezca a los que gustan de los gatos, a mí me saca de concentración, y suelo darle un empujonsito suave con el pie para intentar alejarlo mientras intento continuar con mi meditación.

Con todo y lo inoportuno de su actitud, me llama la atención que coincida con ese momento en que comienzo a concentrarme.  Me he llegado a preguntar si el gato percibe algo cuando entro en ese estado.

Algunos fanáticos de los gatos están convencidos que la sensibilidad de los gatos pasa de lo físico a lo espiritual; creen que pueden ver tu aura o sentir tu energía.  A mí la idea, como toda idea extraña, me causa escepticismo. Pero, la constancia de mi gato me hace pensar que pudiera haber algo de cierto al respecto.

La inspiración de una idea

El día de mi manifestación, como casi todos los días, hizo lo mismo: ronroneó y caminó pegado a mi pierna en cuanto comencé a concentrarme en mi breve meditación, sentado frente a mi computadora.   Sólo que en esta ocasión, en lugar de empujarlo como lo suelo hacer para evitar que me interrumpiera, hice algo diferente.   Mientras lo escuchaba ronronear, con mis ojos cerrados, me vino a la mente una enseñanza de Abraham [Hicks] con respecto a la forma de meditar.   Dice que si ponemos atención a algún sonido monótono y aburrido, se nos facilitará entrar al estado de meditación.

Así que, después de muchos meses de seguir la misma rutina de meditación-ronroneo-empujón, decidí poner a prueba las palabras de Abraham, y utilizar el sonido de su ronroneo para mejorar mi estado de meditación.    Inspirado por esta idea permití que se acostara junto a mí, para poder escuchar y sentir su ronroneo mientras intentaba meditar.  En ese momento me pareció una buena idea.

Quisiera decir que fue un éxito el experimento, y que mi manifestación fue una meditación con un estado de trance profundo y una alineación absoluta con mi ser interior, como nunca la había tenido.   Pero, no fue así, a decir verdad ¡fue todo un fracaso!

El gato, quizás al no haber sentido el rechazo tradicional de mi parte, comenzó a juguetear con mi pie intentando arañarme.    Yo estaba listo para meditar con su ronroneo, pero definitivamente no lo estaba para meditar mientras arañaba mi pie. 🙁

¡Ya será en otra ocasión! pensé.  No me importó mucho mi aparente fracaso.  Decidí reírme de mi absurdo experimento de meditación con ronroneo.  “¡A quién se le podía ocurrir algo así!  Quizás fue una tontería esa idea”, pensé.

Un deseo simple y sin resistencia

Quisiera recalcar que fue un deseo ligero, sin muchas pretensiones, el que tuve en ese momento: “mejorar mi meditación aprovechando el ronroneo suave y monótono del gato”. Mi intención, aunque en ese momento no la puse en palabras, consistía en transformar una situación molesta en algo productivo para mejorar mis meditaciones.   Definitivamente no fue un deseo intenso que me obsesionara, y ese es un aspecto que tenemos que entender para poder lograr nuestras manifestaciones.

Tan sólo fue una clase de juego o idea curiosa que me vino a la mente, utilizando las enseñanzas de Abraham.   Tu ser interior sabe cuál es tu camino de menor resistencia, ese lugar donde tus creencias negativas no se interponen y por medio del cual te puede llevar a tus deseos.   Y probar nuevos estilos de meditación es algo que hago con frecuencia, así que parece que mi ser interior aprovechó esa ruta de pensamientos para llevarme a algo mayor, inspirándome con la idea de la meditación por ronroneo de gato.

Un dato relevante es que la hora en que me sucedió esta situación fue poco después de las 8 de la mañana, mientras trabajaba en la computadora.

Paso uno o paso tres de LOA

¿Fue esa situación el paso uno de LOA o el paso tres? (Ver introducción y pasos de LOA) Hasta mi entender fue el paso tres: un momento de alineación o el estado de receptividad, sin pretensiones, relajado, pero con confianza.   Fue ese estado el que probablemente permitió que ocurriera más adelante la manifestación que estoy a punto de contarte.

El paso uno de LOA, el del contraste, cuando hacemos nuestra petición al Universo, seguramente me ha ocurrido en el pasado en diferentes circunstancias.  Siendo una de ellas, cada que el gato se ha acercado -antes de ese día- a interrumpir mi meditación, y que me provocaba un mayor deseo de poder tener una meditación efectiva y sin interrupciones.

Pero, si mi manifestación no consistió en conseguir meditar con esa técnica, entonces, ¿cuál fue?  Si tienes un poco de paciencia lo sabrás en seguida.

Una manifestación no esperada

Ese día no pude revisar mis correos temprano, como suelo hacerlo, pues tuve que salir a realizar otras actividades.   Y cuando comencé a revisarlos por la tarde, uno de los primeros correos pendientes que encontré, y que marcaba como hora de llegada las 7:50 de la mañana (poco antes de mi experiencia de meditación con ronroneo) , en el asunto del correo decía en inglés:  “Purrfound Meditation is the Cat’s Meow” (La traducción sería algo como “Prrrofunda Meditación es el Maullido del Gato”).

Ahora que lo escribo me parece obvia la relación, pero en ese instante estuve a punto de borrarlo sin leerlo, pues era publicidad, y la mayoría de la publicidad la suelo borrar sin leerla.   Quizás porque estaba en inglés, y no comprendí del todo su significado en ese momento.

Supongo que había olvidado el incidente de la mañana con el gato, o por lo menos no lo traía consiente, por lo que no encontré de inmediato la correlación del correo con ese evento.   Supongo que mi intuición, mi ser interior, me hizo abrirlo para ver de qué se trataba, en lugar de borrarlo, como normalmente lo haría.

¡Aprende LOA gratis por correo!

Aprende los secretos de la Ley de Atracción de una forma simple, práctica e interesante con el Aprendiz de LOA

Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Cuando comencé a leer el detalle de ese correo caí en la cuenta. Me quedé con la boca abierta y con escalofríos.

La correlación tan obvia que había entre lo que explicaban ahí y mi “innovadora” idea matutina era sorprendente.  El correo ¡promovía un audio con el ronroneo de un gato para facilitar la meditación!

!¿Es en serio?¡ … pensé, sin poder cerrar mi boca abierta por la sorpresa.

Sentí escalofríos según fui leyendo los detalles del correo.   ¡De verdad!  ¿Cuál es la posibilidad de que algo así suceda y de forma tan inmediata?

No importa lo absurda que parezca tu idea

Siempre cuestiono las casualidades que me ocurren, y el factor principal que busco para considerarlo como prueba de una manifestación, es que pocas horas antes hubiera pensado yo en el tema de forma muy específica.   Pero, ¿qué pasa cuando el tema en cuestión pareciera tan absurdo que consideras nula la posibilidad de que a alguien más se le ocurriría pensar lo mismo que tú?

Ya de por sí, que alguien más tuviera esta idea me resultaría interesante y sorprendente.  Pero, lo increíble del caso es que me enviara un correo justo cuando me pasó por la cabeza esa idea.

¡Y espera, que aún hay más! … sé que lo siguiente pondrá en conflicto las creencias de la mayoría de las personas acerca del tiempo.  El correo, aunque lo bajé a mi computadora unas 8 horas después de que me lo mandaron, tenía como hora de llegada a mi servidor de correos, las 7:50 am.  ¡Diez minutos antes de mi propia experiencia con el tema!

El tiempo no existe

¿Cómo puede ser esto?  Ya de por sí, el que los pensamientos se conviertan en cosas es difícil de digerir.  Más aún, que haya manifestaciones que ocurran casi inmediatamente después de haber pensado en ello es inconcebible para la mayoría, pero… ¿que la manifestación ocurra justo antes de que tengas el pensamiento?  ¡Eso suena bastante bizarro incluso para el Aprendiz de LOA! ¿Existe una categoría para algo así?

Eso nos hace cuestionar el significado y la función del tiempo.   Aunque, los gurus dicen que no existe el tiempo.

He leído sobre experimentos controlados en los cuales un grupo medita con cierta intención sobre un evento del pasado sobre el que desconocen su resultado, e incluso su existencia.  Y como resultado del experimento han tenido una influencia en el resultado de ese evento.  Como si la meditación hubiera traspasado las barreras del tiempo.

Hay ocasiones en que a mi me llega cierta información, y a los pocos minutos un lector del sitio del Aprendiz de LOA me pregunta exactamente por esa información, sin saber que acababa de encontrarla.

También conozco formas de sanación en las cuales generas una influencia sobre eventos traumáticos del pasado para que la enfermedad desaparezca de inmediato; como si nunca hubiera existido ese evento.   Un Curso de Milagros también asegura que el tiempo no existe.

Me pregunto si la forma en que se dio mi manifestación es una prueba de esto, o por lo menos una prueba de mi creencia al respecto.  Recordemos que LOA se encargará de confirmarte cualquier creencia que tengas, por medio de tus manifestaciones.

En mi realidad, la información del correo la leí varias horas después de mi pensamiento o idea; no cuando llegó 10 minutos antes de mi idea.  Si lo hubiera leído cuando entró a mi servidor, ni siquiera estaría aquí escribiendo al respecto, pues mi idea habría parecido simplemente una consecuencia de lo que ese correo explicaba.  Pero, cuando tuve la idea no sabía que había un correo en mi computadora hablando sobre lo mismo que yo estaba pensando.

Tus deseos se quedan cortos ante lo que el Universo te entrega

Olvidando el inexplicable tema sobre los tiempos de estos dos eventos, diré que el correo en cuestión estaba bien documentado.  Presentaba una buena cantidad de datos científicos con referencias, que apoyaban la idea de que meditar con el ronroneo del gato es una muy buena idea.   Esas referencias me parecieron fabulosas, pues me considero más un hombre incrédulo y de ciencia al cual le gusta tener pruebas para poder creer.  Precisamente es por eso que tengo mi propio blog sobre LOA, para documentar mis propias pruebas y las de otras personas, en lugar de creer lo que dicen los “expertos”.

Al leer los argumentos que compartían en el correo, entendí que “mi” idea no era tan absurda como yo  pensaba, pues no se reducía a aprovechar la monotonía del ronroneo para meditar.   El correo explicaba que el sonido del ronroneo se encuentra en una frecuencia que permite sanar físicamente tanto al gato que ronronea, como a las personas que lo escuchan.

Aprendí con este correo que el sonido del ronroneo se encuentra en el rango de los 20 Hz y 140 Hz.    Rango en que -argumentaban ahí- se pueden obtener beneficios ya comprobados por la ciencia, como los siguientes:

  • Reducción de dolor crónico y agudo en el 82% de los participantes de un estudio dentro del rango de los 50-150 Hz;
  • La terapia para pacientes de COPD es exactamente en los 100 Hz, y estudios han demostrado que el ronroneo de los gatos reduce la dysponea (dificultad para respirar) en pacientes con enfermedad crónica pulmonar obstructiva (COPD) justo en los 100 Hz;
  • el rango para fortalecer los músculos (usado en la medicina deportiva rusa y en gimnasios y centros deportivos con estimluadores biomecánicos) es de 18 a 35 Hz;
  • la frecuencia mágica para reparar tendones es de 120 Hz;
  • El crecimiento del hueso y curación de las fracturas ocurren cuando son expuestas a frecuencias anabólicas entre 20 a 50 Hz (en bajos dB);
  • y otros estudios muestran que las frecuencias del ronroneo también ayudan a reducir las inflamaciones, a curar las heridas y mejorar la movilidad de las articulaciones.

Ya de por sí me parecería extraordinario que decidieran hacer un audio de meditación con ronroneo, basándose en la monotonía del sonido; coincidiendo con mi idea.  Pero, definitivamente me quedé corto con mi propuesta.  Hay todo tipo de razones por las cuales parece ser una excelente idea meditar con el ronroneo de mi gato.  Esto demuestra que el Universo te puede traer una manifestación mayor a la que tú podrías imaginar, y por eso te conviene confiar y no pensar en cómo o cuándo vendrá.

Los pensamientos que recibes de tu ser interior

Acaso mi ser interior ¿me envió este pensamiento?  y ¿gracias a mi estado de alineación al meditar es que pude recibirlo por medio de aquel correo?

Lo he explicado en otros artículos: cuando meditas y entras al estado de receptividad serás receptor de ideas provenientes de tu ser interior. Es lo que llamamos normalmente inspiración.   Aún y cuando te parezcan ideas propias, si se sienten bien, es porque las estás recibiendo, como si fueras una antena de radio, en lugar de generarlas.

Y si decides seguir estas ideas inspiradas, por más absurdas que parezcan, es probable que encuentres tu camino de menor resistencia hacia tus deseos.    Para entenderlo, te recomiendo leer el artículo sobre La importancia de tus acciones para manifestar lo que deseas.

En ese estado de meditación me vino esa idea, que nunca antes se me había ocurrido. A pesar de que casi todos los días, desde hacía varios meses, había vivido la misma situación con el gato.  Pero, ¿realmente se me ocurrió a mí esa idea?  o ¿recibí esa idea de los pensamientos de mi ser interior?   En este caso apostaré por la segunda opción, dado lo extraordinario del caso.

Los deseos más fáciles de manifestar no son los que decretas manifestar

¿Pensé en manifestar algo así?   Técnicamente no.   Ciertamente nunca pensé en manifestar un audio de ronroneo para poder meditar.   Pero, traduciendo mis pensamientos y emociones del momento en palabras, probablemente una versión simple y limitada de mi deseo fue el siguiente: “¿será que el ronroneo de mi gato me pueda ayudar a meditar?”.

No cuestioné mi idea, ni interpuse en su camino mis pensamientos de resistencia.  Simplemente me dejé llevar por el impulso del momento e intenté ponerla en práctica.  Y cuando fracasó mi experimento por condiciones inesperadas, no me preocupé ni frustré.  Pensé de una forma libre de preocupación, en intentarlo en otro momento.  Probablemente lo pensé, o sentí, de la forma en que nos dice Abraham que debemos de pensar y sentir nuestros deseos para manifestarlos rápidamente: sin preocupaciones ni pensamientos negativos, e incluso divirtiéndote con la idea.

Esa es la parte difícil con LOA y por la cual la mayoría de nuestros grandes deseos no se manifiestan.  Porque no podemos evitar pensar en todos los intentos fallidos que hemos invertido para tratar de conseguir nuestro objetivo sin tener ningún éxito.

Las manifestaciones satisfacen diversos deseos

Algo que leí al final de ese correo publicitario, sobre la meditación con ronroneo, es que un estudio demostró que quienes no tienen un gato tienen un 40% mayor de probabilidad de tener un ataque cardiaco, que aquellos que viven con un gato.  Esto me pareció interesante, e incluso podría considerarlo como una parte importante de mi verdadera manifestación, más allá de ser un simple caso curioso.

Lo digo porque de unos días para acá me volvió cierto malestar leve y ocasional en el pecho, del lado del corazón.  Y aunque no me preocupa, pues consigo que desaparezca casi instantáneamente manejando mis pensamientos y emociones, es un tema en el que no he podido evitar poner la atención.

¿Esto cómo afectaría? Veámoslo en el contexto de los 3 pasos de LOA: Mi contraste de la molestia del corazón (paso 1 de LOA) dispara conciente o inconscientemente el cohete del deseo de estar bien del corazón, a lo cual el Universo responde instantáneamente con la solución, a nivel vibratorio (paso 2 de LOA), y que es recibido al momento de alinearse (paso 3 de LOA), como cuando meditamos o estamos alineados.  Alineado, como probablemente me encontraba ese día, al comenzar a meditar, y recibí ese pensamiento de mi ser interior, por mi camino de menor resistencia, para usar el ronroneo de mi gato para meditar.

El camino de menor resistencia

Pensar en meditar con el ronroneo, dadas mis creencias con respecto a probar diferentes técnicas de meditación definitivamente suena como un paso fácil de dar en mi camino personal de menor resistencia.  Un paso que pareciera no tener nada que ver con mi deseo de estar bien del corazón, sino con mi técnica de meditación, pudo haberme llevado a entender una posible solución para un deseo más importante; el de mi molestia del corazón.  Por supuesto, estas son simples especulaciones, pero para intentar establecer un punto importante:  lo que pareciera ser una manifestación importante, podría ser tan sólo un paso en el camino de menor resistencia hacia una manifestación mayor, como sucedió en el caso que expliqué sobre el mensaje para una persona mayor que hizo su transición (Ver el artículo Cocreando para una transición al más allá)

Una solución que el Universo podría haberme estado enviando desde hace meses (casi desde que empecé a sentir la sensación del corazón), pero que por no haber estado alineado con la solución, pude no haberla escuchado o recibido (empujando al gato cada que intentaba entregarme esa respuesta del Universo).

Tu participación para cocrear con otras personas … o gatos

¿Quién sabe?  También podría ser una manifestación para mi gato, quien busca mi atención constantemente, sin mucho éxito.  No es que lo trate mal, pues me gustan los animales.  Pero, últimamente me busca tanto, mientras estoy trabajando o meditando, que no suelo tener la paciencia para atenderlo.    Ahora que sé lo que sé acerca de los poderes de su ronroneo, su deseo de tener mi atención se podría hacer realidad. 🙂    LOA no sólo funciona para las personas, sino también para los animales y para cualquier entidad grande o pequeña, de conciencia.

También me sentí inspirado a enviarle la información a un amigo con problemas del corazón.  Así que esto pudo haber sido también una cocreación suya en su camino de menor resistencia.  El Universo actúa de formas insospechadas aprovechando todos sus recursos -por ejemplo otras personas- para llevarle a cada uno lo que ha puesto en su vórtex.

Claro que estoy sólo haciendo conjeturas con los detalles.  Pero, con base en las explicaciones de Abraham sobre LOA.  ¿no te parece una buena opción que así hubiera sido?  A final de cuentas no es importante que entendamos cuál es el objetivo último de nuestras acciones inspiradas, sino que simplemente las disfrutemos y confiemos en que el Universo está haciendo su trabajo para nuestra cocreación.

Busca la correlación e incrementa tus manifestaciones

Un punto que no quisiera dejar pasar desapercibido, pues te puede ayudar a mejorar tu confianza y práctica de LOA, es el hecho de que estuve a punto de dejar pasar desapercibido el correo sobre la meditación gatuna.    Y ahorita no estaría escribiendo este artículo.  Nunca me hubiera enterado de esta fabulosa manifestación.

Cada instante de tu vida es una manifestación, una creación tuya, sólo que no prestamos atención a los pensamientos y emociones que hemos tenido previamente.  Y en muchos casos tampoco prestamos atención a nuestras manifestaciones.  Mucho menos buscamos la correlación que existe entre cada nueva manifestación de nuestra vida y los pensamientos y emociones en que hemos puesto anteriormente nuestra atención.  Así que en muchas ocasiones terminamos dejando pasar oportunidades para obtener nuestros deseos.

No importa que no veas la correlación, eso no significa que no exista.   Yo te invito a que prestes más atención a los eventos que te van ocurriendo (puedes comenzar con los más interesantes que te ocurran en tu día a día) y trata de recordar qué pensamientos o emociones similares habías tenido últimamente, y que pudieron haberlo provocado.   Según lo hagas, podrás encontrar la correlación entre ellos, y esto te permitirá incrementar de manera importante tu capacidad para manifestar deliberadamente.

Creo que es todo lo que tengo que decir al respecto.   Y si me disculpas, interrumpiré este artículo porque tengo algunas asuntos que atender, así que nos vemos en el próximo artículo…

            “… ¡gatooo!…  ¡gatiiiito!… ¿dóoonde estás? …  ¡no te escondas!… ¡prometo hoy no empujarte!”  😉

 

Felices manifestaciones

El Aprendiz de LOA

¡Aprende LOA gratis por correo!

Aprende los secretos de la Ley de Atracción de una forma simple, práctica e interesante con el Aprendiz de LOA

Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Por favor comparte si te gustó:

Déjame saber si te gustó con un comentario

20 Comentarios sobre "Meditación gatuna o no hay deseos absurdos"

avatar
Ordenado por:   más nuevo | más viejo | más popular
Esther
Invitado
Hola aprendiz, tengo una duda, dices que la única fórmula de conseguir nuestros deseos, es sintiéndonos felices, independientemente, de que nuestro deseo se haya manifestado o no, ya que lo único que lo impide, son nuestros propios miedos, yo mi deseo, era poder volver con mi pareja y, entiendo que hasta hace un tiempo no lo lograse, porque solo pensar en el, me angustiaba, pero hace unas semanas, no se porque, de repente, me levante, llena de optimismo, y pensando, que ya no tenía más ganas de sufrir, que fuera lo que tuviera que, ser, mi sensación fue de sentirme liberada, como si todo este tiempo hubiera luchado contra corriente, y he dejado de estar pendiente de sus mensajes o llamadas todo el tiempo(que cada vez eran menos) y sigo con mi vida, la verdad es que no se si eso es a lo que te refieres con permitir, debo decir, que no he notado ningún avance al respecto aunque tampoco me preocupa como antes, pero esto también me ha pasado con parejas anteriores y tampoco han vuelto, no se si es una señal del universo, para que pase página, pero entonces, no estaría manifestado mi deseo no? O quizá… Leer más »
Vanessa
Invitado

Hola aprendiz, te contaré sobre mi situación:
Hace un tiempo mis padres se enteraron acerca de mi orientación sexual y me alejaron de mi pareja, el día de hoy mi padre ya aceptó mi orientación pero no a mi pareja, mi deseo es manifestar la aceptación de mis padres hacia mi pareja, todas las noches imagino estar con esa persona y a ellos les demuestro cuánto los quiero y también les demuestro amor a las personas de mi alrededor, pero no sé si voy en el camino correcto, ya que llevo así un mes, y manifesté algo realmente poderoso que es la aceptación de mi padre, pero no el poder estar con mi pareja.

Alida
Invitado

Aprendiz de LOA…por qué unos días todo fluye y otros siento que lo bloqueo???

Clara Hernandez
Invitado

Hola aprendiz, gracias por compartir tan interesante artículo, como siempre son situaciones muy fáciles de comprender y de poner en práctica. Recibe saludos y felices manifestaciones.

Charly
Invitado
Buen día Aprendiz. Antes que nada quiero felicitarte por esta página en la cual nos compartes tus vivencias y manifestaciones de LOA y a su vez que muchos usuarios puedan compartir sus testimonios para seguir aprendiendo, gracias por ello también. Coincido mucho contigo, de repente hacemos peticiones pequeñas que al momento de manifestarse no nos damos cuenta y se nos hace algo común, sin embargo últimamente cuando me pasan las manifestaciones, después me pongo a pensar y caigo en cuenta que fue algo que pedí ya sea el mismo día, o días pasados y eso hace que este todavía mas alineado. Soy un amante y practicante de LOA , sin embargo, me suceden algunas cosas, por ejemplo: muchas veces cuando las personas, incluso muy cercanas, observo o me comparten sus situaciones, les quiero compartir LOA así como mis testimonios y se muestran “resistentes” e incluso me dicen que la realidad es una y el optimismo es otra cosa aparte y que a veces por la realidad que esta pasando el optimismo no aplica. Se de antemano que el cambio esta en uno mismo, pero cómo poderlos ayudar aplicando LOA y que ellos también estén convencidos? Muchas gracias y te deseo… Leer más »
Gerardo Castillo
Invitado

bueno yo no soy de la idea de convivir con animales, sin embargo aprovecho cada comentario que haces en base a tus manifestaciones, trato de aprender y buscar ese camino de menor resistencia; por lo que nuevamente gracias Aprendiz.
P.D.: Pense que ya te habías olvidado de mi, pero no había revisado bien y tu correo estaba en el spam.

MANUEL ANTONIO AVILA CAN
Invitado

me siento muy contento de haber tenido la dicha de leer estos acontecimientos, entonces debo conseguirme un gatito… 🙂
te escribo de Chetumal Quintana Roo Méico.