Evita la lluvia con la Ley de Atracción

Es difícil saber cómo, cuándo o dónde va a ocurrir nuestra siguiente manifestación.  Me refiero a la siguiente manifestación importante o fuera de lo que pudiéramos considerar común dentro de nuestros estándares.   Porque en realidad cada evento que vivimos, cada persona que nos encontramos, incluso cada emoción que sentimos es una manifestación.  La Ley de Atracción todo el tiempo está trayendo a nuestra vida manifestaciones con el mismo nivel vibratorio que hemos estado transmitiendo con nuestros pensamientos y emociones.

Claro que no debemos preocuparnos por el cómo, cuándo o dónde se manifestará nuestro deseo, si queremos facilitar que ocurra.   Hay ocasiones en que se me olvida que no tengo que preocuparme por estos detalles, pero el Universo se encarga de recordármelo, como sucedió en el evento del que platicaré en esta ocasión.

Mantener una costumbre puede ser un deseo

Comenzaré mencionando que tengo la costumbre de comer en casa con mi familia, casi todos los días.  Tengo la fortuna (o buena vibración) de poder trabajar en la mayoría de las ocasiones desde mi casa, por lo que se me facilita comer con ellos.  Aunque, tampoco es un problema los días que trabajo en la oficina, porque afortunadamente (en realidad a mis vibraciones), está ubicada bastante cerca de mi casa, así que puedo llegar caminando en menos de diez minutos.

Si leíste mi artículo sobre la manifestación de mi oficina, sabrás que mi oficina estaba muy cerca de mi casa, pero no he platicado en ningún artículo que a los pocos días conseguí otra oficina mucho más cercana a mi casa.

La manifestación que te platicaré en esta ocasión me sucedió uno de esos días que me encontraba en la oficina, siendo un día bastante lluvioso.  Se acercaba la hora de ir a comer a casa, pero dada la intensidad de la lluvia parecía que esto se me podría dificultar.   No tenía auto en la oficina y ni siquiera un paraguas.  ¡Vaya! Ese día ni siquiera llevé una chamarra o sweater que pudiera usar para no mojarme tanto.

Ante ese contraste (primer paso de LOA) se disparó mi cohete de deseo.  Y como buen aprendiz de LOA que presumo ser, decidí intentar algunos ejercicios para manifestar una solución a la situación que enfrentaba.   Te podrá parecer algo muy tonto como para “gastar” el poder de la Ley de Atracción, pero es importante entender que no hay deseo pequeño o grande.  Y es igual de fácil manifestar un botón que un castillo.

No hay deseo pequeño

Y a diferencia de lo que piensan en algunas religiones, Dios no se cansa de darte lo que deseas, por más simple y tonto que parezca tu deseo. Así que en ese momento yo quería mi botón, en sentido figurado por supuesto.   Quería llegar a mi casa sin mojarme para comer, como suelo hacerlo, con mi familia.

Para conseguirlo decidí hacer un ejercicio de visualización para que se quitara la lluvia; un tipo de oración que le aprendí a Gregg Braden en el cual te imaginas en una situación concreta con el cambio que deseas en el clima.  El video de Gregg lo ejemplifica en una situación en que un indio de Estados Unidos hace que llueva en un lugar donde había sequía.   Pero, entendiendo el ejercicio, que básicamente consiste en entender la ley de atracción, el cambio en el clima podría ser también al revés.  Es decir, que en lugar de hacer llover, podría hacer que dejara de llover.

Es difícil de creer, pero es un ejercicio que he realizado en distintas ocasiones y que, por extraño que parezca he obtenido resultados en más del 70% de las veces que lo he intentado.   Incluso a mi me cuesta trabajo creerlo y mucho menos entenderlo, por lo que sigo escéptico con los resultados.  Así que continúo haciendo pruebas para sentirme absolutamente seguro que es algo real.  Hasta entonces publicaré un artículo al respecto para compartir la técnica exacta que he utilizado en esas situaciones.    Dicho sea de paso, la técnica no es muy diferente a lo que explico en muchos de los artículos que publico.

Tu visualización debe ser creíble para ti

Muerte Dios Ley de AtraccionEn el evento que te estoy platicando, cuando me encontraba en la oficina, la lluvia era tan fuerte y la hora de partir tan cercana, que empecé a sentir algo de presión.  Con 15 o 20 minutos de tiempo que me restaba para poder partir a mi casa, era natural tener pensamientos de resistencia; de duda.   Y como bien sabrás, la resistencia evita las manifestaciones.  Como estaba consciente de eso, decidí darle un giro a mi ejercicio, intentando reducir dicha resistencia.   No cambié el ejercicio, sino que simplemente cambié el escenario de mi visualización por uno más creíble para mi (para poder manifestar algo debes de quererlo y creerlo)

En lugar de “ver” detenerse la lluvia, me visualicé caminando por la calle, llegando a mi casa sin mojarme.   Visualicé que, justamente a la hora que me hablaran por teléfono de mi casa para avisarme que era la hora de partir a comer, y tan sólo durante mi trayecto a casa, evitaría que la lluvia me mojara.  Me imaginé platicando divertido con un compañero de trabajo sobre lo extraordinario de la situación manifestada por LOA para no mojarme.  Y ahí dejé mi ejercicio, olvidándome de ello y resignado a mojarme si era necesario.  Es decir, hice la paz con la situación que estaba viviendo (no puedes manifestar algo mejor de lo que tienes si no estás en paz con lo que tienes)

El camino hacia la manifestación

Lo siguiente parecerá no tener relación con este evento, pero vaya que lo tiene.  Es importante contar estos detalles para analizar y entender un poco más a fondo cómo trabaja el Universo para manifestar tus deseos.   Me parece un ejemplo que, aunque aparentemente simple, debemos de ponerle atención para entender los caminos de la manifestación y de la cocreación entre personas.

El compañero que apareció en mi visualización recibió -esta vez en la vida real- una llamada de una empleada que le reportó una gotera que apareció en nuestra oficina.  Ante esta situación, él le dio la instrucción para que le llamara en ese instante al mozo del edificio, quien reporta los problemas de mantenimiento a los dueños.   La intención era que el vigilante subiera a nuestro piso a revisar la gotera recientemente descubierta.

¡Aprende LOA gratis por correo!

Aprende los secretos de la Ley de Atracción de una forma simple, práctica e interesante con el Aprendiz de LOA

Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Unos 10 minutos después de eso, me llamó por teléfono mi hija para decirme que estaban enfrente del edificio, en nuestro auto.  Me explicó que habían ido por mi porque no querían que me mojara.   Esto no tiene nada de extraordinario para mi, pues es normal que mi familia se preocupe por mí.   Aunque, no lo descarto como parte de mi manifestación, ya que las personas con las que estás más alineado son las que más participan contigo en tu cocreación.  Podemos estar acostumbrados a ello, pero no debemos de restarle importancia a su participación en nuestras manifestaciones.

Pero, no fue ese detalle de mi familia que me hizo decidirme a escribir con respecto a mi manifestación.   Lo más impactante fue lo que me sucedió  en seguida, que aunque a simple vista parece algo sin importancia, si lo analizamos con cuidado podemos darnos cuenta de su relevancia para mi manifestación.

Sincronización de eventos

En cuanto me avisó mi hija que estaban afuera del edificio guardé mis cosas para bajar los cinco pisos necesarios para llegar a la planta baja.    Pero, antes de bajar tuve que pasar por el punto de la oficina en el que se descubrió la gotera reportada por mi empleada.    Aunque ya me esperaban abajo, me detuve un par de minutos para revisar y dar algunas instrucciones al respecto.

En seguida bajé por las escaleras para llegar a la puerta, pensando en cómo haría para no mojarme desde la puerta del edificio hasta el automóvil, pues eran unos 5 metros sin ningún tipo de protección, a la intemperie.   Pero con esa lluvia tan intensa sería suficiente como para mojarme.   Recordemos que no tenía paraguas ni chamarra para cubrirme.    Sin preocuparme demasiado, me preguntaba si ocurriría algo, debido al ejercicio de visualización que hice, para evitar mojarme.

Y, justo en el momento en que iba a salir corriendo del edificio para mojarme lo menos posible, se topó conmigo en la puerta el mozo del edificio con su paraguas.  Llegó en ese instante para subir a mi oficina a atender el reporte que le hicimos sobre la gotera.  Sin pensarlo ni un momento le interrumpí el paso y le pedí que me acompañara con su paraguas a mi auto.  De esta forma, evité mojarme.

Quiero aclarar, para que se entienda lo especial del asunto, que el mozo no se encuentra en la puerta del edificio como lo hacen otros mozos.  Así que la posibilidad de encontrármelo en ese momento era cercana a cero.

En ese instante caí en la cuenta de que se había manifestado mi deseo de dirigirme hacia mi casa sin mojarme.   Por ridículo que parezca, en mi visualización no pensé en que dejara de llover “para todos”, sino que pensé en que “no lloviera para mí” durante el tiempo necesario para trasladarme a mi casa, para evitar así mojarme.    Y aunque me visualicé caminando hacia mi casa, las cosas ocurrieron de otra forma, pero cumpliendo lo que yo quería: ¡llegar a comer a mi casa con mi familia sin mojarme!  Y justo así ocurrió.

Pide el por qué, no el cómo

Cuando haces un proceso de visualización o el taller creativo identificas o enlistas el por qué o el para qué de tu deseo.  Yo deseaba que no lloviera cuando saliera de la oficina para llegar seco a comer a mi casa.  Así que me visualicé dirigiéndome de camino a casa sin mojarme.  Cometí el error de visualizar el cómo de mi deseo, es decir caminando sin lluvia.   Pero, debemos de entender que el Universo no escucha las palabras o las imágenes, escucha las intenciones que hay detrás de nuestras palabras o imágenes visualizadas.

El Universo conoce perfectamente cuáles son nuestros verdaderos deseos, aún y cuando nosotros todavía no los sepamos.  El Universo sabía por lo tanto que lo que yo quería era llegar a mi casa seco y a tiempo para comer.  Y exactamente así ocurrió.  Y poniéndolo en perspectiva, se podría decir que para mi fue como si no hubiera llovido, pues no me mojé.

Todos somos cocreadores de unos y otros

La mayoría, sino es que todos los deseos, se manifiestan por medio de la cocreación.   Los recursos ilimitados del Universo son coordinados por éste para darnos la manifestación de lo que deseamos.   Las personas a nuestro alrededor, conocidas y desconocidas se convierten -en muchos de los casos- en componentes creativos en dicha manifestación.  Nosotros mismos, cuando nos encontramos en un momento de alineación, sentimos el impulso para realizar acciones que forman parte del camino de la manifestación de otras personas.

Así que no tienes que “preocuparte” por ayudar a los demás (preocuparse significa desalinearse también), porque eres una herramienta de Dios para darle a los demás lo que desean o lo que están atrayendo con sus vibraciones.  Si te alineas, el Universo se encargará de usarte en el lugar que más puedes ayudar.  Hay una frase que de cierta forma lo refleja, y dice: “nadie sabe para quien trabaja” 🙂

Así que, por una parte el Universo inspiró a mi familia a pasar por mi, lo cual como ya  mencioné, no me sorprende.  Estoy acostumbrado a que mi familia sea cocreadora de mis manifestaciones.   Lo que me sorprendió fue la forma en que coincidieron todos los eventos y acciones mías y de otros involucrados de una forma precisa para evitar que me mojara del edificio a mi auto.  Para manifestar mi deseo.

El timing divino

Si la gotera no hubiera aparecido en el momento apropiado, y mi empleada no la hubiera reportado con mi compañero de trabajo, para que a su vez le diera la instrucción de reportarla al mozo en el momento exacto para que éste se dirigiera a la oficina y me encontrara en el instante justo en que yo me disponía a salir del edificio, entonces me hubiera mojado.

Lo anterior, sin olvidar el detalle sobre mi inspiración a detenerme el tiempo exacto a revisar la gotera.  Si cualquiera de esos eventos no hubiera ocurrido en el instante en que ocurrió, o no hubieran tenido la duración que tuvieron, no hubiera llegado a mi casa a tiempo y seco para comer con mi familia.

A veces pensamos que algo sólo puede ser producto o manifestación de la Ley de Atracción si pareció salir de la nada; como por arte de magia.  Pero, cuando nos parece así, es porque resulta imposible darnos cuenta de todos los hilos que el Universo movió con sus recursos en el transcurso del tiempo para que este se manifestara en el momento en que estuviéramos alineados.  Lo cual comienza a hacer incluso antes de que estemos conscientes o verbalicemos nuestro deseo.

Sé que puede parecer un ejemplo un tanto absurdo, y no será el favorito de algunos de los lectores.  Pero, no lo parece tanto cuando entendemos que no existen las casualidades, y especialmente cuando las “casualidades” nos suceden día a día cuando hacemos ejercicios de LOA o cualquier cosa que nos permita alinearnos constantemente.

Me gusta el ejemplo porque me ayuda a obtener un pequeño avistamiento de la infinita precisión e inteligencia con que el Universo coordina pequeños y aparentemente insignificantes detalles, eventos, ideas y personas, para abrirnos el camino hacia la manifestación de aquello que deseamos.   Si quieres ver este fenómeno en una situación que podrías clasificar como “más trascendental”, como la aceptación de su muerte en una persona, te recomiendo leer mi testimonio de Cocreando una transición.

Abraham [Hicks] le llama divine perfect timing (tiempos perfectos divinos)Desde mi punto de vista, la traducción apropiada sería algo como sincronización divina y perfecta de los tiempos.   Carl Gustav Jung le llamaba sincronicidad.   Y se refiere justamente a la sincronización perfecta en que los componentes (personas y eventos) participan, y que si no se dieran exactamente en el instante en que se dan, la manifestación de nuestro deseo no ocurriría.

Clarificando nuestros deseos

Me gusta el ejemplo porque considero que también nos ayuda a entender que, no necesariamente tenemos claro cuál es nuestro deseo.   Mi deseo en realidad no era que dejara de llover, sino llegar seco a casa para poder comer a tiempo con mi familia.  Y así sucedió.   Nuestros deseos nacen cuando vivimos el contraste; la variedad de experiencias.  Es el paso 1 de LOA.

Y la mayoría de las veces no tomamos consciencia de nuestros deseos sino hasta tiempo después.  Así que, nuestros intentos por explicarle al Universo lo que deseamos son un poco absurdos, pues en realidad el Universo lo sabe mejor que nosotros.  El trabajo que podamos hacer para tratar de clarificarle nuestro deseo al Universo en realidad nos sirve para clarificárnoslo a nosotros mismos.

Podemos creer que deseamos un auto último modelo, por ejemplo, cuando quizás lo que deseamos es el respeto, admiración o el amor de los demás.   O podemos creer que deseamos que metan a la cárcel a todos los ladrones, cuando en realidad lo que queremos es estar seguros y sentirnos libres.   O podemos creer que deseamos tener el amor de la vecina, cuando en realidad lo que deseamos es la compañía y compatibilidad con nuestra forma de ser.

Esto no quiere decir que no podremos manifestar un auto, o una relación con la vecina, sino que el Universo hará todo lo posible por entregarnos lo que verdaderamente deseamos en lo más profundo de nuestro ser.  Y que no siempre coincide con lo que estamos externando con palabras.   Está en nosotros poder recibirlo, si logramos alinearnos con nuestro ser interior y escuchar lo que intenta decirnos todo el tiempo para poder actuar en el momento correcto y encontrarlo en el lugar adecuado.

Es mejor no intentar decirle al Universo cómo o cuándo manifestar tus deseos, pues normalmente tenemos resistencia (creencias limitantes) que nos impiden creer al 100% que eso puede ocurrir.   A pesar de mis propias pruebas, aún no estoy convencido al 100% que con mis pensamientos puedo hacer que deje de llover.  Pero, si creo que puedo conseguir, como lo comprobé en esta ocasión, evitar mojarme para llegar seco y a tiempo a mi casa para comer.

Constantemente lo repito; sé que todo eso suena a simples casualidades.  Pero, para mi la mayor casualidad es que dichas casualidades ocurren cuando realizo ejercicios o prácticas de la ley de atracción.  Así que, cómo no creer que algo más allá de lo obvio ocurre para obtener nuestros deseos.

Con esto termino el que parecía ser un caso simple, pero que me dio suficiente material para explicar varios detalles importantes que debes de tener en consideración cuando deseas manifestar.  Y espero que te haya dado un poco de luz con respecto a aspectos como tu participación y la de los demás en la cocreación de nuestros deseos.

Por favor, no olvides dejarme un comentario aquí abajo, para estar seguro de que lo que comparto le es de utilidad a alguien.  Me gusta confirmar que soy un cocreador contigo en la manifestación de tus deseos.

 

Felices manifestaciones

El Aprendiz de LOA

 

Otras referencias:

¡Aprende LOA gratis por correo!

Aprende los secretos de la Ley de Atracción de una forma simple, práctica e interesante con el Aprendiz de LOA

Podrás cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Por favor comparte si te gustó:

Déjame saber si te gustó con un comentario

26 Comentarios sobre "Evita la lluvia con la Ley de Atracción"

avatar
Ordenado por:   más nuevo | más viejo | más popular
Alejandra
Invitado

Te comparto, yo alguna vez detuve la lluvia, mi hija mayor era un bebé yo creo que tendría unos tres meses, pequeñita aún para mojarse, el cielo de un momento a otro se puso negro y comenzaron a caer gotas enormes, recuerdo pedir que no lloviera hasta que llegaramos a casa para que no se mojara mi bebé, llegamos a la entrada de la calle y al bajar de taxi automáticamente paro de llover, camine a la casa, entramos y al cerrar la puerta de inmediato se cayó el cielo.
Supongo que estaba totalmente alineada, ya que era feliz por tener a mi bebé y el amor que sentía en ese momento era el más grande que había conocido.

Jacky
Invitado
Me encanto, llevo muy poco leyéndote pero estoy fascinada con los testimonios y todas tus enseñanzas Reiterando “no hay milagros grandes, no hay milagros pequeños” Te comparto dos cosas que me sucedieron La primera fue que iba a celebrar por primera vez el cumpleaños de mi hija, ella estaba muy emocionada, lo hice todo una semana antes y de repente pronostican la llegada de un huracán, cosa muy común en el lugar donde vivo, pero en una temporada en la que jamás ha ocurrido esto, suspendieron clases y empezaron las lluvias, mi primera reacción fue tristeza, pero luego volví a leer sobre la emociones y decidí cambiar totalmente mis emociones negativas y el mismo día por la mañana llovió y mágicamente en la tarde salió el sol, se hizo la fiesta y hasta nadaron 🙂 Mi segunda experiencia fue que trabajo más de 16 horas continuas con un descanso de media hora, estaba muy cansada y me quedaba dormida y no podía salir por agua o comida y decidí en lugar de sentirme mal por mi cansancio y exceso de trabajo sentirme bien y me imaginé tomando un café y de repente suena la alarma de incendios ( falda alarma… Leer más »
Adriana
Invitado

Me encanta seguir leyendote!…aqui explicas claramente el verdadero significado de la INTENCION…es super divertido cocrear y estar manifestando cosas!….ah…jajajaja por cierto lo de la vecina también! que en este caso es vecino!..jjejej…saludooos y sigamos cocreando! Me encanta el contraste! cada día me peleo menos con eso….

Enrique
Invitado

La vida esta llena de casualidades y por eso no persibimos la ley de atracción y sin saber q por por sencilla q fuera esa casualidad nosotros la hemos provocado

José Medina
Invitado

Las ‘casualidades’ concurren eficientemente para alinearse con la Causalidad; somos Causa, está en Nosotros decidir qué, del cómo se encarga el Universo.
Gracias, Aprendizdeloa

Andrea
Invitado

Gracias aprendiz por todas tus experiencias. Un abarazo

Daniel
Invitado

Otro grato testimonio amigo aprendiz, como siempre nunca se deja de captar más detalles sobre LOA.

Te mande un documento que tal vez te interese….

En esta ocasión no tengo ninguna pregunta con la cual desafiarte. Un fuerte abrazo.

alma
Invitado

mucha enseñanza gracias por compartir

Antonio duran
Invitado

Sigo creciendo con tus enseñanzas y experiencias.
Gracias lOA.

Paula
Invitado
Aprendiz de LOA, mi nombre es Paula, y tengo 25 años. Hace mucho tiempo quería escribirte lo que me ha pasado con respecto a mis manifestaciones, que realmente me han cambiado mi vida al 100%. Te cuento mi historia, ya que tu has sido parte fundamental de mi aprendizaje sobre el tema, y te lo agradezco muchísimo! Bueno, primero que todo, soy de Chile, y me gustaría contarte que acá, como mencionaste en un artículo, está lleno de personas que se ganan la vida enseñando supuestas técnicas sobre como aplicar este tipo de cosas, cobrando altas sumas de dinero, y ahora que día a día practico LOA, pude notar que claramente, ellos no forman parte de las personas que realmente la saben utilizar y aprovechar, ya que cuando uno la aplica en su vida diaria lo que mas se quiere hacer es enseñarla, además de contarle a los demás sobre las manifestaciones (aunque crean que estas realmente loco, cosa que me ha pasado constantemente jajajaja); y desde lo anterior, se percibe la felicidad con que cuentas las experiencias, cosa que no pasa con estas personas. Y por último, para rematar todo ésto, limitan y crean resistencia en las personas, ya… Leer más »
isabel
Invitado

INCREIBLE Paula¡¡¡¡¡¡¡¡ Enhorabuena , Gracias por compartir. Yo soy Española y trabajo como coach , aunque ahora vivo en Marrakech , si te puedo ayudar con algo que necesites de información , consejos de España …. , cuenta conmigo . Un Gran Beso al Aprendiz que no deja de sorprenderme y enseñarme y a ti por emocionarme con tu relato .